Porque el lenguaje es
una herramienta,
no un obstáculo